El Valor de la Palabra

 

 

Todavía recuerdo las conversaciones sostenidas con mi padre relativas al tema, donde en cada momento que podíamos ejercitábamos en la retórica de la vida, las cosas que han cambiado durante su época y la mía. Nada de esto, tenía relación con la nostálgia o la desazón por el tiempo transcurrido. Muy por el contrario, era parlotear sobre las cosas buenas de cada tiempo, lo que hemos cambiado y la posibilidad de recuperar ciertas prácticas.

Dentro de esta relación de ideas, casi siempre concluíamos en la importancia relativa que suele tener hoy por hoy - el valor de la palabra empreñada - situación que indudablemente no era ajena a cada uno.

Pero si lo pensamos bien, ¿qué significa mantener la palabra empeñada?

Significa, que debemos dar cumplimiento a lo prometido, es decir, hacernos cargo de la acción definida para tales efectos, el resultado de eso, es la concordancia entre lo dicho y lo hecho. O sea, es la consecuencia tan anhelada, de la cual exigimos muchas veces, pero que reclamamos por parte de terceros y porque no, de parte nuestra.

Significa, que la palabra empeñada pasa a ser ley, por lo tanto, al hacernos cargo de las cosas señaladas, debemos responder a la expectativa creada, y luego de ello, mantener un protocolo de conducta que nos permite ser considerados personas creíbles.

Significa, que de no cumplirse lo prometido, nos enfrentamos poco a poco a la permeabilidad de las cosas y de los hechos, por lo tanto, la relatividad de las cosas gana terreno, luego, todo nos parecerá probable, pero nunca haremos nada con todas las energías, ya que tendremos en la retina del inconciente, la sensación de posibilidad y no de hechos.

Significa, que ya nada puede ser pensado para siempre, por ende, las personas y las cosas, tendrán la idea de recambiable, de transacción, de moda o algo que se le parezca. Por eso, ya nada puede pensarse  ni siquiera como posibilidad, trasladando la interpretación de los valores sociales, a las antojadizas formas de entender el mundo por parte de grupos con cierto poder dentro de la sociedad.

La relativización del valor de la palabra, derrumba las democracias, permea las relaciones, da vida a los demagógos, promueve la mediocridad, genera todo tipo de males, que si no son considerados en un análisis personal de vida y actos, lo correcto pasa a considerarse obsoleto, y lo relativo, como lo viable y a lo que debemos abrazar como manera de ideal de pensar el mundo. 

|

Comentarios


Carlitos:

Tu reflexión trae a mi memoria los hermosos momentos vividos con mi padre, en los largos desayunos de fines de semana, cuando me contaba sus experiencias de joven y llegabamos también a analizar los grandes cambios que la sociedad ha experimentado. Recuerdo que siempre le dio valor a "la palabra empeñada", ajeno a las consecuencias que en muchas ocasiones obtuvo como resultado. Lamentablemente no se en que parte del tiempo, entró la demagogia y la seducción a ganar terreno. Siento que los años 70 y siguientes marcaron el antes y el después del valor de la palabra.

No trato con ello de enfocar el tema en el conservadurismo de antaño, pero los valores empezaron a distorsionarse y las consecuencias hoy podemos verlas reflejadas en tantos aspectos, como en la familia, el ámbito laboral, las amistades y por qué no decirlo, también a niveles políticos. Siento que antes se practicaba la política, hoy es la demagogia. En las relaciones, hoy se trabaja la seducción, todo se obtiene mintiendo. Muchos para obtener poder, utilizan cualquier vía para obtenerlo y después se niegan a cumplir con las promesas que dieron origen a sus grandes discursos.

lamentablemente, existe una corriente negativa que crece día a día...pero también es cierto, que hoy por hoy, hay un sinnúmero de personas que queremos rescatar los grandes valores del ser humano. Centrarnos en lo insano, no vale la pena, por convicción trabajo lo positivo y aunque cuesta, los resultados se obtienen...empeñar la palabra es algo que tiene una enorme relevancia para mi...es en lo que me fijo interiormente cuando emprendo el conocimiento de las personas...es un buen elemento de selección de mis amistades. Gracias a Dios que puedo a esta altura de mi vida, decir que me he encontrado con más personas que practican el don de la palabra...porque los que trabajan la demagogia y la seducción...hoy están en la página dos de mi vida.

Tengo confianza que se reestablecerá la maravillosa experiencia de respetar la palabra empeñada...soy de las personas que aún creo...no todo el mundo puede estar en el lado oscuro...la luz siempre gana...pensemos buenamente que es un período que ha de terminar. Pongamos nosotros primero en practica el cumplimiento de nuestra palabra, para luego exigirla al mundo. Para ello basta hablar con honestidad y claramente, no permitiéndonos relativizar ningún aspecto de nuestra vida, aunque el precio sea caro.

Excelente tema....

Un abrazo,


Responder

Querido Carlos,

me gustó mucho tu articulo. Dios te guarde. 

jimilon.blogspot.com  

Responder
Hello everyone, it's my first go to see at this site, and article is truly fruitful for me, keep up posting such content.
Responder
Incredible story there. What occurred after? Take care!
Responder
We are a gaggle of volunteers and starting a new scheme in our community. Your web site provided us with helpful info to work on. You've done an impressive process and our entire community shall be grateful to you.
Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar